domingo, 1 de abril de 2012

LOS MICIFUCES MÁS AMADOS DE LA HISTORIA

Todo primer lunes de abril marca una de las efemérides más tiernas de la historia: El Día del Gato. Gracias al inmenso amor que Elizabeth de Wittelsbach-la popular Sissy Emperatriz-tenía por las por los miaus en particular, esta festividad es apenas un pretexto para recordar a los gatos que en la historia fueron merecedores de tanto amor a como siento yo por mis mininos José II de Habsburgo y Mary Shelley.
Luna fue una gata mechuda y gris que fue pavorosamente idolatrada por su célebre amo: el emperador romano y filósofo Marco Aurelio. Luna acompañó a Marco Aurelio en sus famosas guerras marcománicas y dicen las malas lenguas con la mía a cargo del desfile que comía mejor que cualquiera de los generales que participaron en la campaña bélica. Luna se anidaba en la barba del emperador cuando éste roncaba en su siesta. Luna fue una gata particularmente longeva, ya que se calcula que al morir poco antes que Marco Aurelio falleciera contaba con 19 años de edad. Para jaqueca del emperador, Luna jamás pudo tener gatitos.
Cuando el trovador y Duque de Aquitania, Guillermo, se fue a las Cruzadas, no iba solo. En su canasta llevaba un hermosísimo gato gris humo de raza Manx llamado Gateau (Pastelito). En el castillo habían quedado 6 hermanos de Gateau, pero a este micifuz le tocaría vivir una de las vidas más aventureras de la historia. En Italia lo escaparon de secuestrar mientras Guillermo empinaba el codo en una fonda de mala muerte. Se cree que fue para Gateau que el gran trovador escribió aquellas líneas de "cuando la elegancia quiso vida, se vistió de pelo y uñas para convertirse en gato."A lo largo de su agitada vida de trovador y donjuán Guillermo de Aquitania tendría muchos gatos-ya que era un apasionado adorador de estas criaturas-pero Gateau fue indudablemente su favorito porque era tan travieso, risueño y libidinoso como el mismito Guillermo.
Lady fue otra gata aparatosamente amada. Pertenecía al favorito del rey Eduardo II de Inglaterra, el infame Piers Gaveston. Este gascón, quien además era medio poeta, adornaba a la rubicunda Lady con joyas logradas al rey y le permitía comer de su mismo plato. Curiosamente, cuando Piers Gaveston fue ejecutado por los furiosos nobles del rey, pasó a manos de quien había odiado con pasión a Piers:la reina Isabella "La Loba Francesa".
Lady se adaptó muy bien a los cuidados de la rival de su difunto amo, y viajó con Isabella a Francia cuando ésta fue a tramar el derrocamiento de Eduardo II.Lady murió de vieja poco después que Isabella logró derrocar y hacer ejecutar a su amariposado marido, pero no sin antes haber parido a dos gatitos que serían los fieles compañeros de Isabella cuando ésta fue retirada por su hijo Eduardo III a un convento para que no intrigara más. Diamond y Pearl -hijos de Lady- acompañaron a Isabella hasta que ésta murió, teniendo como costumbre jugar con las largas trenzas rubias de la reina.
Cuando niños, a muchos les inician en la poesía recitándoles el famosísimo Gnat de Juan Alejandro de Normandía. Lo que muchos no saben es que la Gnat (Tábano en inglés) del políglota y noble normando en realidad existió. Juan Alejandro, un precioso pelirrojo con corazón de oro, fue el favorito del amariposado rey francés Enrique III de Valois. Además, era un gran bardo y filántropo que fundó varios orfelinatos para acoger a tantos niños que perdieron a sus padres en las guerras de religión. Gnat fue la gata que más amó el gentil Juan Alejandro, quien además tuvo entre sus mascotas un total de 40 gatos, dos tigrillos, mastines ingleses, monos africanos y una buena cantidad de periquitos de amor. Gnat, al igual que su amo, era grande, rolliza y pelirroja, siendo la musa para poemas y canciones que son popularísimos desde el siglo XVI cuando fueron escritos. Gnat fue sepultada por Leonor, la hija menor del bardo, al lado de la tumba de Juan Alejandro en Normandía.
Los gatos siameses ejercen una fascinación particular sobre muchos, pero pocos saben que el primer gatito "enmascarado" que arribó a América fue el que le mandaron del reino de Siam al presidente gringo Rutherford Hayes. Llamado Siam por su exótico origen, este gato presidencial se hizo tan refinado que tenía una bacinilla de bronce y almohadas de pluma de ganso hechas solo para él.Otro célebre siamés fue el que le regalaron a la coronela Manuela Saénz, amante de Simón Bolívar: Soldado. El voluminoso gato pasó a manos de un comerciante inglés cuando Manuela murió en desgracia.
Otros siameses famosos fueron Chan, quien perteneció al presidente gringo Gerald Ford, Kathy de la novelista y periodista hindú Kamala Napurdalah (era una gata tan refinada y mundana que exigía que la autora la perfumara con Joy de Patou),Misty Malarky Ying Yang del presidente gringo Jimmy Carter y Onnagata del famoso novelista gay japonés Yukio Mishima.
En Africa, los gatos de "contacto con el diablo" no son los negros, sino los anaranjados. Sin embargo, los rubicundos abisinios han sido los favoritos de muchos reyes. El unificador Shaka Zulu tenía tres gatos rojos a los cuales mimaba horrorosamente (para colmo estrenaba sus nuevas canciones ante ellos, bailando desnudo), Ranavalona II de Madagascar tuvo 4 gatos cobrizos con collares de perlas, y el gran Haile Selassie de Etiopía adoró a una gata rubicunda llamada Karina, quien sorbía sopa con él.
Janna del bardo francés Charles Baudelaire era tan rojiza que los amigos del poeta le preguntaban si el pelo de la minina era teñido, lo cual hacía que el autor de Las Flores del Mal estallara en una iracunda pataleta. A pesar de ser rojo y muy hermoso, Ernie fue regalado por el actual presidente gringo George Bush jr. pues el mandatario lo estimó demasiado "jincho" para vivir en la Casa Blanca-una evidencia más del mal corazón de Bush. Dalia, la gata cobriza del mariscal Josip Broz Tito (unificador de Yugoslavia), al perderse accidentalmente fue objeto de una de las búsquedas más alborotadas de la historia.
Tito accidentalmente la perdió en un viaje de tren, cuando la gata saltó por la ventana. La foto de Dalia apareció por doquier por 20 días, y Tito estaba afligido, hasta que unos mozalbetes de Sarajevo encontraron a la gata vagando hedionda y hambrienta. Los chavalos se la llevaron al mandatario, quien con lágrimas de felicidad en los ojos los recompensó opíparamente. En Nicaragua, hay varios gatos que pasarán a la historia. Randy, el rollizo gato negro que el compositor Josías Kraudy llevó consigo al irse a estudiar piano a París, dejó abundante descendencia antes de morir a los 15 años de edad en Europa.
Randy saltaba sobre el teclado del piano del compositor y según los críticos, hacía mejor música que el pobre matagalpino. Poe fue testigo de varios momentos de inspiración del bardo Carlos Martínez Rivas, y al morir el poeta yo me quedé con las ganas de adoptarla. El gran tamaño, pelaje abundante y nobleza de Garfield Hunter, tabby nica que el 4 de abril cumple años, es indudablemente el gato ideal para spots publicitarios. No en balde, a como decía Winston Churchill (quien tuvo abundantes gatos), la felicidad no está completa si no hay un gato que lo espere en casa a uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada