domingo, 1 de abril de 2012

Socios de los Gatos:AKBAR EL GRANDE

Akbar el Grande
EL ANALFABETO MAS ILUSTRADO DEL MUNDO: AKBAR

Resulta curioso que dos de los generales adolescentes más exitosos del mundo hayan sido además analfabetos: Juana de Arco, defensora de Francia... y el gran guerrero y monarca mugalo Akbar, quien era nieto de nada menos que del fabuloso fundador de la dinastía mugala en la India, Babar, e hijo del pusilánime Humayun. Nacido en 1542 y muerto en 1605, por las venas del gran emperador corría la sangre de Genghis Khan y Timur Lang, y hasta hoy se le recuerda como el Faro de la Humanidad.
Akbar significa grandioso, pero su nombre de pila era Muhammad. Había nacido cuando su padre estaba en grandes aprietos en el exilio. Desde chico le pusieron los mejores tutores, pero distraído y díscolo, no quiso aprender a leer. Afirmaba que para ser rey era necesario ser buen guerrero, excelente jinete, gran jugador de polo y buen domador de elefantes. Le encantaba solamente el ejercicio físico. Luego habría de lamentarse profundamente el haber sido negligente con la lectura. No le hacía asco a la sangre, y en una ocasión a los 14 años personalmente decapitó de un solo tajo a un prisionero hindú con fama de revoltoso... comienzos bárbaros para uno de los soberanos más sabios, humanos y cultos de la historia. A los catorce años se vio convertido en emperador y cuatro años más tarde se sacó al regente del pelo. Consideró que su imperio era muy chiquito y comenzó a tratar de aumentarlo mediante guerras de invasión, encabezadas siempre por él. Al regresar de tanta batalla a Dehli, se puso manos a la obra organizando su administración. Su poder era absoluto, y sus cuatro principales ayudantes eran el Primer Ministro (Vakir), el ministro de finanzas (Vazir o Diván), maestro de la corte (Bahkshi) y el primado o jefe de la religión islámica, llamado Sadr. En tiempos de paz, su ejército se redujo a 25 mil hombres. Akbar estaba ojo alerta ante cualquier indicio de corrupción y chantaje en su gobierno, y muchos tramposos salieron en desgracia. Akbar reguló con estricta economía los gastos de su corte y su casa, fijando precios justos para los alimentos, y legislando por un salario digno. Al morir él, dejaba en el erario un equivalente de un billón de dólares y su imperio era el más rico y poderoso del mundo.
Los impuestos eran severos, pero menos que durante el reino de su padre o abuelo. Akbar además fue un juez justo e imparcial, ocupándose de los litigios de mayor escala en el reino. Sus leyes prohibieron el matrimonio infantil y el obligatorio suttee (que es cuando la viuda debe incinerarse viva en la pira fúnebre del marido), aprobó permiso de segundos matrimonios para las viudas, abolió la esclavitud de los cautivos de guerra, prohibió el sacrificio de animales para sacrificio, dio libertad de cultos religiosos, abrió oportunidades de profesiones sin distingo de raza o religión, y quitó el impuesto base que se habían colocado sobre los hindúes que no se convertían al Islam. Poco a poco fue quitando la costumbre de sanciones legales que involucraban mutilaciones, y al final de cuentas acabó siendo el padre del código más sensato y justo de todo el siglo XVI.
Akbar como hombre era indudablemente atractivo. De ojos achinados y una boca sensual como higo maduro, era de brazos largos como chango y con un perfil aguileño. Sus ojos eran intensamente negros, y se bañaba 4 veces al día. Se vestía con sencillez, pero con elegancia, y detestaba particularmente ponerse zapatos pues los juanetes le dieron quehacer desde muy joven. Amaba comer verduras y frutas, afirmando que no quería que su estómago fuera la tumba de los animalitos. Como deportista, prefería el polo y hasta inventó una bola luminosa para poder jugar de noche. Se distinguía por su clemencia y por ser accesible hasta para los más humildes, de quienes recibía sus modestos obsequios con gran alegría y ternura. Tuvo mil elefantes, 30 mil caballos, 3 mil gatos, 1400 venados en un zoológico, y 800 concubinas, además de numerosas esposas escogidas tanto por belleza como por conveniencias políticas. No era muy sensual en la cama, y aunque amaba a sus mujeres, no solía perder la cabeza por ninguna.
Siendo ya un gran emperador, lloró amargamente por no saber leer. Dado que no podía leer personalmente, tenía un pequeño grupo de intelectuales dedicados a la tarea de leerle cuanto libro cayera en sus manos, y así fue convirtiéndose en un gran patrono de las artes y la literatura, cultivándose a través de los ojos hábiles de su séquito de lectores. Había 24 mil libros en su bliblioteca y en sus años de madurez se enfrascó en numerosas discusiones de filosofía de alto vuelo. Puso interés en todas las religiones del mundo, sosteniendo encuentros con religiosos de todo credo incluidos los jesuitas, a quien encomendó la tarea de educar a uno de sus hijos a ver cómo salía la cosa. Además, adquirió esposas budistas, hindúes, Brahmans y mahometanas sin pedirles que dejaran de practicar sus religiones... todo esto mientras la Inquisición robaba y mataba a los judíos en España, los franceses se trenzaban a golpes entre hugonotes y católicos y en Italia quemaban a Bruno Giordano por hereje... Sostuvo entrevistas hasta con el futuro santo Francisco Javier, y se horrorizaba al saber que en Inglaterra Elizabeth Tudor marginaba a los católicos.
Sin embargo, Akbar en su madurez a menudo tomaba vino y durante sus siestas de "goma", sus hijos comenzaban a conspirar preguntándose cuándo iba a irse de este mundo el viejo. Se reían de él por haber pasado tanto tiempo tratando de crear una religión original llamada Din Ilahi. Tras 40 años de estar en el trono, su hijo Jehangir organizó a 30 mil jinetes y mató a Abu I Fazl, el historiador de la corte de su padre, que por cierto era la yunta inseparable del monarca. Acto seguido Jehangir se autoproclamó emperador. Akbar persuadió a su impaciente y desnaturalizado hijo que se sometiera y tras un día de consultarlo con la almohada, lo perdonó. Pero Akbar se entristeció ante la actitud de Jehangir, y combinando esa decepción con la muerte de una de sus esposas favoritas y la de su amigo el historiador, una mocepa horrible le entró. En sus últimos días, sus hijos lo ignoraban y se peleaban entre sí por el mando. Sólo unos pocos íntimos estuvieron con él cuando murió de disentería (algo que muchos historiadores opinan que fue más bien un almuercito con veneno cortesía de Jehangir). Los Mullahs vinieron a su lecho de enfermo para reconvertirlo al Islam después de tantos años distanciado de su fe original, pero no lograron su cometido. No hubo muchedumbre que siguiera su sencillo funeral de pobre, y sus hijos y cortesanos, quienes se vistieron de luto para las exequias, se apearon las ropas de luto como si éstas estuvieran en llamas... apenas finalizó la ceremonia. Esa misma noche, Jehangir --quien siempre tuvo prisa por mandar-- armó una borrachera fenomenal para celebrar que ya era rey... todo un final amargo para uno de los monarcas más sensatos y cultos de Asia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada